La mudanza de un gato adulto

  • Preparación previa: intentar que el gato no presencie los preparativos de mudanza (armado de cajas, movimiento de muebles, etc) manteniéndolo en una habitación cerrada de la vivienda actual, durante el mayor movimiento de preparación de la mudanza de objetos y mobiliario. Se puede utilizar un alimento especial que contiene nutracéuticos desde 15 días antes de la mudanza, que ayudan a la adaptación a los cambios (Royal Canin Calm para gatos ®, consulte con su Veterinario)
  • Colocarle collar (con elástico) con chapita identificatoria con número de teléfono
  • El gato debe ser el último en ser llevado a la nueva vivienda (luego de la mudanza de muebles, cajas, etc). Si es posible, es conveniente incluso que sea unos días después, cuando ya esté acomodada la nueva vivienda.
  • Colocar los elementos que serán utilizados por el gato (comedero, bebedero, manta/moisés, bandeja sanitaria) en una única habitación (´´área de aislamiento”), cuidando que el comedero y bebedero estén ubicados en el extremo opuesto a la ubicación de la bandeja sanitaria (con una distancia mínima de 2 metros). Si es posible, rociar con feromonas de reconocimiento territorial – Fracción F3- (Feliway ® o FeroCiv) en aristas de las paredes, patas de muebles y aberturas o marcos de puertas, a una altura aproximada de 10-15 cm del piso- a la altura del hocico del gato- antes de la mudanza, y repetir 2 veces por semana durante la adaptación a esa habitación. Allí se colocará al gato, se le abrirá la puerta de su transportador o bolso, y se dejará la puerta de la habitación cerrada.
  • Con el correr de los días y en función del grado de adaptación observado (evaluado por actividad de exploración de la habitación), se abrirá la puerta para permitir que el gato explore libremente el resto de la casa, pero manteniendo sus elementos en esa habitación, que le servirá como área de aislamiento.
  • Con el correr de los días y según el grado de exploración de los distintos ambientes o habitaciones de la vivienda, se podrá reubicar la bandeja sanitaria y el comedero y bebedero en otro ambiente o habitación que sea más funcional a la rutina y estética de la vivienda, con la misma consideración respecto a la distancia entre ellos comentada en el punto anterior.
  • Vigilar en los momentos en que se abren puertas o ventanas, para que el animal no se escape (tener en cuenta que es probable que el gato se escape para “regresar” a la vivienda anterior)
  • Proteger balcones y ventanas con enrejado o red acorde al tamaño del animal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

28 + = 31

Scroll al inicio